Opinión: Microvisión, ¿un pedazo de historia micronacional?

El presente artículo ha sido redactado por Lluís Estéve, miembro del Gobierno de la República de Antares. La opiniones expresadas el siguiente artículo de opinión no tienen por qué representar a The Union Times. Las posibles consecuencias derivadas de él son responsabilidad exclusiva de su autor.
Estamos ya en la recta final de la organización del certamen. Por eso y como encargado de su organización me he permitido escribir unas palabras para explicar lo que en mi opinión ha llegado a ser el festival de la canción micronacional, más conocido como “Microvision”.
Para todos nosotros parece ya que fue hace mil años cuando se fundó la Unión Micronacional de Radiodifusión con un claro cometido: celebrar un certamen musical entre micronaciones similar al famoso Eurovision. Fue en 2015 cuando se llevó a cabo semejante tarea emprendida por la televisión nacional del reino de Numancia, la cual fue bien recibida y secundada por las micronaciones que en aquel tiempo estabamos en el reducido grupo micronacional. El certamen fue todo un éxito y un hito en la historia micronacional (posteriormente nos enterariamos que en el pasado ya habían existido proyectos similares). La televisión de Antares, aun siendo miembro fundador de la UMR no participó en aquella primera edición del popular concurso musical por problemas de organización. El ganador de aquel año fue el ya extinto principado de Valumar, que nos deleitó con un tema en francés que mereció su primer puesto otorgado por los votos de las demás micronaciones.
Llegamos a la segunda edición, la cual se celebró en Rino Island ya que, al quedar segundos en 2015, pudieron asumir la organización en lugar de Valumar, que por aquel entonces ya había desaparecido. Fue el primer año para Antares y participamos nueve países, muchos de ellos nuevos miembros de la UMR y del festival. Aquel fué el primer año donde sonó la mítica sintonía del microvision, la “marcha turca” de Beethoven, al início del certamen, durante la careta de programa. La victoria de aquel certamen fue para Toyoashihara y su “Fubuki” de Hayato Konoe. Toyoashihara era el primer año que participaba en el concurso y lo ganó, aunque he de matizar que fue con un escaso margen de votos respecto a los dos países que quedaron segundos en condición de Ex aequo: Antares y Occitania. De todas formas, aquella edición nos dejó a todos un buen sabor de boca y ganas de una tercera edición.
Y llegamos a hoy, estimados lectores. El 2017, la tercera edición de microvision. Esta edición supone muchos retos; para empezar, contamos con la friolera de 14 participantes (¡ni más ni menos!) que hacen de esta edición la más concurrida hasta la fecha. El ganador de la edición pasada, Toyoashihara, al no tener los medios adecuados para celebrar la gala, delegó la organización en el segundo en votos de la pasada edición como estipulan las normas del certamen. Y nos tocó a nosotros, ¡a Antares! Creanme cuando les digo que es un verdadero honor y a la vez una gran responsabilidad ya que a cada edición el listón está más alto y además disponemos de menos tiempo para la realización de la gala, ya que se nos ha delegado hace poco. Televisió d’Antares está haciendo un despliegue excepcional de tecnología con nuevos programas de edición y montaje para cubrir y editar la gala del certamen. Presiento que esta edición será memorable y, si Dios quiere, el 27 de mayo disfrutaremos de una estupenda gala de la tercera edición del festival de la canción micronacional…
¿Lo oyen? Ya suena la “marcha turca”… Tomen asiento y disfruten.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s